El actual ritmo de vida que debemos soportar es agotador para nuestro organismo, que puede ver como afecta al sistema endocrino, y por tanto, a la fertilidad. Un estrés alto puede ocasionar desajustes en el ciclo ovárico y espermatogénesis, afectando la producción de gametos. Además, la ansiedad puede agravar alteraciones que ya existen en la pareja, aumentando el tiempo necesario para conseguir la gestación, lo que también volvería a aumentar el estrés, actuando como el pez que se muerde la cola. Se conoce que el estrés también disminuye las probabilidades de éxito en tratamientos de reproducción asistida, y es uno de los principales factores para que las parejas dejen de acudir a dichos tratamientos.

close

¡No te pierdas nada!

Recuerda crear una cuenta gratuita para ver los cupones de descuento de las clínicas.
¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.